Carne: mayor peso de la faena compensó caída en los envíos de hacienda

En términos interanuales la producción de carne vacuna subió 1,4%. La mejor performance se debió al aumento de 2,1% del peso. Los precios siguieron en alza. 

16 de mayo, 2022 | 16.06

Por efecto de las políticas de mayor carga de kilos a los animales previo a la faena, la producción de carne vacuna se incrementó respecto del año pasado a pesar del menor envío de animales al mercado concentrador de hacienda. "En términos interanuales la producción subió 1,4 por ciento al corregirla por el número de días laborables. La mejor performance de la producción de carne en relación a la faena se debió al aumento de 2,1 por ciento del peso promedio en gancho, que pasó de 226 a 231 kilos res con hueso entre los últimos dos abriles", señala el último informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA).

En lo que respecta a la producción de carne vacuna, en abril equivalió a 240 mil toneladas res con hueso. En términos mensuales representó una baja de 1,9 por ciento, aunque mejoró respecto de doce meses atrás. En los primeros cuatro meses de este año se produjeron 958,8 mil toneladas de carne vacuna, es decir 0,5por ciento menos que un año antes (corregida por días laborables). Pese a la mejora en la producción por la mayor carga de peso de los animales, el precio de la carne vacuna sigue su escalada en el mostrador y replica los valores de exportaciones. 

El consorcio de frigoríficos ABC destacó la "recuperación importante" de la faena de novillos, que alcanzó en diciembre último una de las cifras más elevadas del año. "El peso medio de los bovinos faenados aumentó en 2021: fue de 210 kilogramos por cabeza para las hembras y 246 kilos para los machos; en ambos casos superan los guarismos de 2020, consecuencia de una reducción en el sacrificio de hembras y de la menor presencia de animales más livianos", sostuvo días atrás el presidente de la entidad agroindustrial, Mario Ravettino.

En el primer cuatrimestre de 2022 la industria frigorífica faenó 4,178 millones de vacunos. En la comparación interanual se observó una disminución de 2,4 por ciento. La faena de machos fue de 2,267 millones de cabezas, lo cual implicó una caída de 2,5 por ciento anual. En el caso de las hembras, se sacrificaron 1,911 millones de cabezas, es decir 2,2 por ciento menos que un año atrás. "Todo esto hizo que la participación de las hembras en el total", señala Ciccra.

La desagregación por categorías dejó entrever que subieron las faenas de vacas (2 por ciento), novillos (1,2 por ciento) y toros (2,7 por ciento). Si bien fueron más que compensadas por la menor disponibilidad de hacienda joven (3,2 por ciento de novillitos y 5 por ciento de vaquillonas). 
"Por un lado, entre la primavera de 2018 y mediados de 2020 el ciclo ganadero atravesó una fase contractiva (liquidación de vientres), y que, por el otro lado, la menor zafra de terneros de 2021-2022 se combinó con el alargamiento del período de engorde, producto del mayor uso de la recría a campo de la hacienda", señala el informe. 

Por la mayor carga de peso en los animales se compensó el menor ingreso de cabezas de ganado al mercado. Entre enero y abril de este año se produjeron 958,8 mil toneladas res con hueso de carne vacuna, volumen que resultó similar al generado en el primer cuatrimestre de 2021. "Estimando que el volumen exportado de carne vacuna equivalió a 269 mil toneladas (-3,5 por ciento anual), los envíos al mercado interno habrían totalizado 689,9 mil toneladas, igualando el total correspondiente al primer cuatrimestre del año pasado.
En referencia al consumo aparente de carne vacuna, en abril de 2022 el promedio móvil de doce meses se ubicó en 47,4 kilos al año por habitante, quedando 2,6% por debajo del nivel observado en abril de 2021. 

Los precios al consumidor de los cortes vacunos medidos por el INDEC siguieron elevados y por encima del promedio. En particular, el asado subió 5,2 por ciento en el último mes, es decir por debajo del nivel general. En los demás casos, las subas fueron superiores al promedio. El precio del cuadril varió 7,7 por ciento; el de la nalga, 7,8 por ciento; el de la paleta, 8,5 por ciento y el de la carne picada común, 9,8 por ciento. Las hamburguesas congeladas registraron un aumento de precio de 12,6 por ciento mensual, luego de varios meses de aumentar a menor ritmo que el resto de los productos cárnicos. 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►