En tiempo rércord, la UE le otorgó estatus de candidata a Ucrania y Moldavia

La decisión de la UE de otorgar la condición de estatuto a un país en guerra es inédita y abre un procedimiento que podría llevar varios años. La decisión despertó el malestar de los otros países que esperan por recibir la misma condición. 

23 de junio, 2022 | 16.05

Los países de la Unión Europea (UE) acordaron conceder a Ucrania y Moldavia el estatus de candidatos a la adhesión al bloque, una decisión adoptada en tiempo récord por la invasión rusa. De esta forma, los jefes de Estado y Gobierno de los 27 Estados miembro abrieron un complejo proceso que puede llevar varios años hasta concretarse, pero que marca su apoyo a Kiev frente a la guerra. La decisión oficial llegó luego de que la Comisión avalara un dictamen en este sentido la semana pasada, en una resolución inédita por ser la primera vez que se concede esta figura a un país en guerra. 

Así lo adelantó el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, en una publicación en redes sociales, poco antes de que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, lo confirmara. "Acuerdo. El Consejo Europeo acaba de decidir el estatus de candidato para Ucrania y Moldavia. Un momento histórico que marca un paso crucial para su camino hacia la UE", señaló Michel, en un mensaje en el que felicita al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, y la presidenta moldava, Maia Sandu. "Nuestro futuro es conjunto", destacó.

Por su parte, el presidente ucraniano celebró "el momento único e histórico" entre Ucrania y la Unión Europea y agregó que el futuro de Ucrania "está dentro de la Unión Europea". Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, destacó que la decisión de los 27 países fortalece a la comunidad frente al poder ruso. "Esta decisión fortalece a la Unión Europea porque demuestra una vez más al mundo que estamos unidos y somos fuertes frente a las amenazas externas". 

La cumbre de Bruselas fue la primera de tres que se celebrarán en una semana en Europa y que pondrán a prueba el grado de unidad de Occidente para apoyar a Ucrania en medio de tensiones geopolíticas en aumento y del creciente impacto económico del conflicto. Del domingo al martes, los líderes del Grupo de los Siete (G7) protagonizarán su cumbre anual en Alemania y, tras ella, los gobernantes de la OTAN se reunirán en España para debatir, en medio de diferencias, el ingreso de Finlandia y Suecia.

Sin embargo la rápida expedición respecto de la situación de Ucrania y Moldavia provocó resquemores en una serie de país que hacen años están pidiendo tener la condición de estatus pero que sus procesos están frenados. Uno es el caso de Georgia, ex miembro de la república soviética, y otros los de Macedonia del Norte, Albania, Montenegro y Serbia. Por este tema este mismo jueves los líderes de la UE celebraron una reunión con sus pares de los Balcanes occidentales pero de la que no surgieron nuevos avances. "No hemos obtenido nada", resumió el Alexandar Vucic, presidente de Serbia, tras el encuentro. En tanto, el primer ministro de Albania, Edi Rama, opinó que la decisión es muy preocupante. 

"Macedonia del Norte es candidato desde hace 17 años, si no perdí la cuenta. Albania, desde hace ocho. De forma que bienvenida, Ucrania. Es bueno que se le reconozca a Ucrania el estatus. Pero espero que los ucranianos no se hagan ilusiones", expresó el líder albanés, recogiendo el descontento de sus pares, países que, a diferencia de Ucrania, si forman parte de la OTAN. 

Bulgaria tiene una disputa con Macedonia del Norte relativa a cuestiones étnicas y lingüísticas, y esa pulseada ha trabado también el proceso de adhesión de Albania, porque la UE considera a los tres dentro del mismo paquete. "Es una vergüenza que un país de la OTAN, Bulgaria, secuestre a dos países de la OTAN, Albania y Macedonia del Norte, en medio de una guerra en el patio de Europa, mientras los otros 26 países permanecen sentados en demostración de impotencia", dijo el primer ministro de Albania.

El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, dijo en Bruselas que la regla que requiere la aprobación unánime de los actuales miembros de la UE "es un gran problema" a la hora de tomar decisiones y se quejó respecto a la posibilidad de que un país tenga bloqueada una decisión. 

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►