Con la guerra Rusia-Ucrania de fondo, Alberto Fernández viaja al G7 para reunirse con los líderes mundiales

Argentina es uno de los países invitados a la cumbre de las siete economías más industrializadas. La invasión de Rusia a Ucrania y sus consecuencias, el eje de la cumbre.

25 de junio, 2022 | 20.14

El presidente Alberto Fernández partió rumbo a Alemania para participar de la cumbre del G7, presidido este año por ese país, donde Argentina participará como invitado. Tras una semana marcada por un nuevo conflicto con la vicepresidenta Cristina Kirchner, esta vez por los planes sociales, el Presidente formará parte de un foro marcado por la invasión de Rusia a Ucrania y las consecuencias que desencadenaron en el mundo. Llega hasta allí, tras la invitación del canciller alemán, Olaf Scholz, y Fernández protagonizará un hecho histórico ya que es la primera vez que un gobierno argentino acude a esta cita.

El avión que trasladó a la comitiva presidencial despegó esta noche de Ezeiza rumbo a Múnich, donde arribará el domingo a las 14.30 de allá  (9.30 en Argentina). La cumbre se llevará a cabo entre este domingo 26 y el martes 28 bajo el lema “Progreso hacia un mundo equitativo”. De la comitiva participará el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien confirmó su presencia el jueves en medio de los reclamos de su partido (Frente Renovador) por la falta de medidas que cambien el rumbo del Gobierno de cara al 2023.

El castillo de Elmau, en los Alpes Bávaros y a casi cien kilómetros de Múnich, es la locación elegida para el encuentro que albergará a los países que integran el G7 (Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos) y a los seis gobiernos invitados: Argentina, India, Indonesia, Sudáfrica, Senegal y Ucrania (resta saber si su presidente, Volodimir Zelensky, participará de forma virtual o presencial).

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Antes de la invasión de Rusia a Ucrania, los temas que se esperaban discutir en la cumbre eran la protección del clima, la lucha contra la pandemia de coronavirus y la cooperación internacional. Pero desde febrero el mundo cambió y las prioridades también. No solo aceleró la inflación en países que no tenían por la disparada de precios de los alimentos y la energía, sino que también el mundo sufre escasez de combustibles y granos. El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, advirtió que la guerra contribuyó a problemas preexistentes para desatar una “crisis global de hambre sin precedentes”.

En este marco, del que Argentina no es ajena, Alberto Fernández piensa reiterar los planteos que realizó en distintos foros acerca de los precios de los alimentos y la energía, así como también la necesidad de aplicar políticas impositivas progresivas, como el impuesto a la renta extraordinaria. Este gravamen lo aplicaron Italia y Gran Bretaña y lo pretenden hacer España y Bélgica.

La agenda internacional de Alberto Fernández arrancó a principios de mes con la Cumbre de las Américas y siguió este viernes cuando participó, de forma virtual, de la XIV Cumbre de Jefes de Estado de los BRICS, donde expresó la intención de Argentina de ser "miembro pleno" del grupo de potencias emergentes que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. "Aspiramos a ser miembros plenos de este grupo de naciones que ya representa el 42% de la población mundial y el 24% del producto bruto global" expresó.

Otro tema que abordó en los BRICS y que tiene relación con lo que se debatirá en Alemania es el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Ante Putin, Fernández pidió "terminar las hostilidades en Ucrania". En mayo, el G7 aprobó ayudas para Ucrania por 19.800 millones de dólares y se espera que el lunes den el visto bueno para aumentar la presión sobre Rusia.

Argentina representará a América Latina, una región convulsionada por los giros ideológicos que dieron algunos países como Chile, Perú y Colombia en las últimas elecciones y sin un liderazgo firme de López Obrador (México) y Bolsonaro (Brasil). Pese a estar atravesado por una severa crisis de deuda e inflación, Argentina es un actor importante con el que el G7 busca estrechar lazos por ser productor y exportador de energía y alimentos.

Además de Massa, Fernández estará acompañado por el canciller Santiago Cafiero; el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti; y el embajador de LA Argentina ante Estados Unidos, Jorge Argüello.

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►